Juan Goytisolo gana el Premio Cervantes

   El escritor Juan Goytisolo Gay (Barcelona, 1931) ha sido distinguido con el Premio Miguel de Cervantes de las Letras. Instituido en 1976 por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte, está dotado con 125.000 euros y es considerado el galardón literario más importante de la lengua española. La entrega del premio siempre se hace el 23 de abril, del año siguiente, en homenaje a la fecha de la muerte del autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. El acto se celebra en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

El ministro José Ignacio Wert dijo que Goytisolo fue elegido tras siete sucesivas votaciones. Según el jurado ha sido elegido «por su capacidad indagatoria en el lenguaje y propuestas estilísticas complejas, desarrolladas en diversos géneros literarios; por su voluntad de integrar a las dos orillas, a la tradición heterodoxa española y por su apuesta permanente por el diálogo intercultural”.

José Manuel Caballero Bonald, (Cervantes 2012 y presidente del jurado) dijo: “Es un premio oportuno y en todos los sentidos, bien dado. Goytisolo representa una de las cumbres de la literatura española sobre todo desde la posguerra. Ha evolucionado desde un realismo social a la indagación en el lenguaje”. Elena Poniatowska (Cervantes 2013 y miembro del jurado) aseguró: «Es una fiesta que lo obtenga él. Los mexicanos le conocemos desde que era muy joven y venia a visitarnos. Era muy amigo de Carlos Fuentes, es un escritor que une dos orillas, Es hombre en el que se puede confiar por su autenticidad, diría que es tan auténtico como la duquesa de Alba”.

Aunque ha seguido escribiendo y publicando artículos, ensayos y hasta poesía –su último libro es el poemario Ardores, cenizas, desmemoria (2012)- Juan Goytisolo se jubiló como novelista, dice él mismo, con la aparición hace seis años de El exiliado de aquí y allá. Su carrera como narrador arrancó a los 23 años, en 1954, con Juegos de manos una novela que lo situó entre los más destacados autores del realismo crítico de la posguerra. Instalado en París desde 1956 y después de publicar otras novelas y libros varios libros de viaje (a Cuba, a Almería), Goytisolo rompió con su exitosa etapa anterior y se lanzó a una experimentación narrativa que arranca en 1966 conSeñas de identidad, una ácida y dislocada visión de la España franquista a través de la mirada de Álvaro Mendiola, alter ego del propio novelista y protagonista de una trilogía completada con Don Julián y Juan sin tierra.

Desde los años ochenta del siglo pasado alterna las estancias entre París y Marraquech, la ciudad en la que se instaló definitivamente en 1997 y a la que dedicó la novela Makbara (1980). Le seguirían títulos como Paisajes después de la batalla, Las virtudes del Pájaro solitario, La saga de los Marx, El sitio de los sitios o Telón de boca, escritas todas desde una abierta experimentación que mezcla voces y tiempos en un collage en el que unos versos del Arcipreste de Hita pueden convivir con un anuncio de televisión y una visión mística con la descripción sin tapujos de una escena sexual para hablar de la inmigración, la evolución de la izquierda tras la caída del Muro de Berlín, la guerra de los Balcanes o el carácter poliédrico del mundo árabe.

Partidario de una lectura de la tradición española ajena al discurso puritano y nacionalcatólico, Goytisolo ha dedicado varios ensayos a figuras como Francisco Delicado, Blanco White, Manuel Azaña o Américo Castro.

En 1985 y 1986 Goytisolo publicó los dos volúmenes de sus memorias: Coto vedado y En los reinos de taifa, una descarnada revisión de su infancia y de su compromiso antifranquista a la vez que un minucioso relato sobre la conflictiva asunción de su homosexualidad, paralela a su cambio de registro literario. Todo un hito en el memorialismo español, esos títulos funcionan además como teoría narrativa y biográfica de un heterodoxo que dice serlo a pesar suyo.

Desde su creación, el premio cumple una norma no escrita de alternancia de los galardonados entre España y América Latina. Entre quienes lo han obtenido figuran nombres como Jorge Luis Borges, María Zambrano, Mario Vargas Llosa, Dámaso Alonso, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Miguel Delibes, Alejo Carpentier, Ana María Matute, Camilo José Cela, Luis Rosales, Rafael Alberti y Rafael Sánchez Ferlosio.

El jurado del Cervantes 2014 estuvo formado por los ganadores de las dos última ediciones, Poniatwoska (2013) y Caballero Bonald (2012); por Soledad Puértolas, Inmaculada Lergo, Fernando Galván, Carmen de Benavides, Julio Martínez Mesanza, y Mercedes Monmany, entre otros.

 

 

Todos los premios Cervantes

1976. Jorge Guillén (español).

 1977. Alejo Carpentier (cubano).

1978. Dámaso Alonso (español).

1979. Gerardo Diego (español) y Jorge Luis Borges (argentino).

1980. Juan Carlos Onetti (uruguayo).

1981. Octavio Paz (mexicano).

1982. Luis Rosales (español).

1983. Rafael Alberti (español).

1984. Ernesto Sábato (argentino).

1985. Gonzalo Torrente Ballester (español).

1986. Antonio Buero Vallejo (español).

1987. Carlos Fuentes (mexicano).

1988. Maria Zambrano (española).

1989. Augusto Roa Bastos (paraguayo).

1990. Adolfo Bioy Casares (argentino).

1991. Francisco Ayala García-Duarte (español).

1992. Dulce María Loynaz del Castillo (cubana).

1993. Miguel Delibes Setién (español).

1994. Mario Vargas Llosa (hispano peruano).

1995. Camilo José Cela Trulock (español).

1996. José García Nieto (español).

1997. Guillermo Cabrera Infante (cubano).

1998. José Hierro del Real (español).

1999. Jorge Edwards (chileno).

2000. Francisco Umbral (español).

2001. Alvaro Mutis (colombiano).

2002. José Jiménez Lozano (español).

2003. Gonzalo Rojas (chileno).

2004. Rafael Sánchez Ferlosio (español).

2005. Sergio Pitol (mexicano).

2006. Antonio Gamoneda (español).

2007. Juan Gelman (argentino).

2008. Juan Marsé (español).

2009. José Emilio Pacheco (México).

2010. Ana María Matute (española).

2011. Nicanor Parra (chileno).

2012. José Manuel Caballero Bonald (española).

2013. Elena Poniatowska (México).

Fuente:  http://cultura.elpais.com/cultura/

Emilio Lledó gana el Premio Nacional de las Letras por su defensa del valor moral de la palabra y la libertad

       Emilio LLedó es un íntegro «filósofo de guardia» con los pies en la tierra. Anclado entre la docencia y la decencia, ha dedicado su vida a llevar la filosofía al lector común.

Emilio Lledó (Sevilla, 1927), filósofo y miembro de la RAE, ha obtenido el Premio Nacional de las Letras Españolas que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. El galardón, dotado con 40.000 euros, distingue el conjunto de una obra literaria, en cualquiera de las lenguas españolas, de un autor español, «cuya obra esté considerada como parte integrante del conjunto de la literatura española actual». El jurado premia a Lledó “por su pensamiento y dilatada obra, que armoniza la filosofía del Logos, la hermenéutica, el valor estético y ético de la palabra, la defensa de la libertad y reivindica la vocación docente». Igualmente el jurado ha destacado su aportación de una vía filosófica propia en la que el saber antiguo ayuda al saber presente. Es un gran ensayista y divulgador de alto nivel, entre los temas que trata destacan la defensa de la lectura, la felicidad, el silencio, la belleza y la verdad.

A Lledó, que no tiene teléfono móvil, le dio la noticia EL PAÍS cuando daba esta mañana una rueda de prensa por la concesión del Premio Antonio de Sancha, de la Asociación de Editores de Madrid. El escritor sevillano es autor de obras como Memoria de la ética,Filosofía y lenguaje, La memoria del logos, Elogio de la infelicidad, El silencio de la escritura (Premio Nacional de Ensayo) y El origen del diálogo y de la ética. Una introducción al pensamiento de Platón y Aristóteles.

El filósofo siempre se ha interesado por las formas del lenguaje como algo esencial en el pensar y en su manera de conformar y ver el mundo. Además, es un ferviente agitador de la lectura y de su importancia en lo cultural y la concepción de un mejor ciudadano.

En él, la filosofía clásica de Grecia, en especial Platón y Aristóteles, es analizada y traída hasta el presente para interpretar la vida contemporánea.

PALABRAS DE EMILIÓ LLEDÓ EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2014

Me toca inaugurar este minuto de micrófono, que los organizadores de la Feria han puesto a nuestra disposición, con el hermoso título de “deletrear el mundo”.

Rodeados de las hojas de los libros, parece como si hubiera venido otra nueva primavera al Retiro. Las páginas que duermen en estas casetas, que esperan a nuestros ojos para florecer, nos enseñan, entre otras cosas, que hay dos mundos: El de nuestro cuerpo, el de la vida, el de la naturaleza. Y además ese otro espacio, ese mundo ideal de las palabras.

En el mundo de la realidad, estamos; pero en el mundo del lenguaje, de los libros, somos. Las silenciosas páginas que esperan a sus lectores muestran, entre otras cosas, que vivir es dialogar, entender, soñar, interpretar.

La lectura, en el surco del tiempo, nos arranca de ese originario silencio de cada existir. Leer es oír otras voces, descubrir otras conversaciones, enriquecer la sensibilidad y la inteligencia y, de paso, sentir el susurro de la escritura como un territorio de la posibilidad, de la creatividad; de recrearnos, de volver a ser, con todas esas voces que nos hablan (y nos ayudan).

Tendríamos que dar las gracias a esos autores que nos han dejado en sus páginas el sorprendente gozo de la escritura. Una forma de sostener el tiempo, de poner en las palabras que nos ofrecen la esperanza, la felicidad, la libertad de pensar, (de no dejarse manejar).

Este es el inmenso regalo que está en los libros, y que en el acto de leer, de deletrear el mundo, nos abre el maravilloso don de una inagotable compañía en la que aprendemos la amistad de las palabras. Y esa otra mirada: la de los libros que, a su vez, nos miran, y que son ya un reflejo de todas las vidas que nos acompañan y que nos liberan, para siempre, de la soledad.

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura

 

Emilio Lledó dice : «la riqueza de un país es la cultura, lo que está en nuestra mente, los ideales; por más que la economía sea importante, es marginal» (Ideal 19/11/2014)

Diez negritos /Agatha Christie

          ¿Sabías que tal día como hoy de 1939 se publicó por primera vez ‘Diez negritos‘, de Agatha Christie?

                 Diez negritos, cuyo título original en inglés es Ten Little Niggers, es una novela policíaca de la escritora británica Agatha Christie, publicado originalmente en Reino Unido por Collins Crime Club el 6 de noviembre de 1939.

 

 

Fuente:  http://leseg.wordpress.com/