“Reconocimiento mejores lectores/as 2011”

El Ayuntamiento de Torredelcampo a través de su Concejalía de Cultura, ha conmemorado el “Día Internacional del Libro” con el objetivo de animar y fomentar la lectura.

 

El día 23 de abril, “Día del Libro”, en la Biblioteca Pública Municipal la concejala de Cultura, Manuela Parras, realizó un acto de reconocimiento a los mejores lectores y lectoras del año 2011, a los que se les hizo entrega de un lote de libros y juegos didácticos para los más pequeños; una distinción con la que se pretende potenciar su actitud e interés por la lectura y los libros

“Cuento intermitente”

A las 18’00 h se realizó un programa radiofónico en la propia biblioteca, donde los participantes realizaron una lectura radiofónica de “Cuentos intermitentes”.

Los cuentos que se  leyeron, previamente habían sido seleccionados entre todos los participantes de los diferentes colegios del municipio. A los ganadores/as se les hizo entrega de un libro.

 

23 de Abril, Día Internacional del Libro

El día 23 de abril se celebra el Día del Libro y del Derecho de Autor, coincidiendo con el fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616 (aunque realmente no es así: Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril… del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano). En esta fecha también fallecieron William Wordsworth (en 1850) y Josep Pla (en 1981). La Unión Internacional de Editores propuso esta fecha a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. La Conferencia General de la Unesco la aprobó en París el 15 de noviembre de 1995, por lo que a partir de dicha fecha el 23 de abril es el “Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor”.

 

Felicidades a los escritores, a las librerias, a los clubs de lectura, a las editoriales, a los bloggers, a los ilustradores, a las bibliotecas, a los bibliotecarios, pero sobre todo …

¡FELICIDADES S LOS/AS

LECTORES/AS!

Claraboya : la novela perdida de José Saramago

Claraboya

La Fundación José Saramago anunciaba la publicación de Claraboya a mediados de octubre en Portugal y Brasil. Se trata de una novela escrita allá por los años 50, y sobre la que un joven Saramago mantuvo en silencio creativo a lo largo de dos décadas. Después de entregarla a un amigo con contactos en el mundillo editorial, nunca más se supo. De hecho, la Fundación comenta que el Nobel portugués no pudo llegar a recuperar el original. Cuarenta años después de aquel encuentro, recibía noticias sobre el hallazgo del manuscrito en el transcurso de una mudanza en la editorial. El autor consideró que habían pasado demasiados años para publicar el texto, dejando libre albedrío a sus herederos.  

 
                          José Saramago
 
 
 

Portada de Claraboya

Amanece en Lisboa. En una mañana de mediados del siglo XX, la mirada del novelista se asoma a la ventana de un vecindario. Se anuncia un día no muy diferente de los demás: el zapatero Silvestre, que abre su taller; Adriana, que parte hacia el trabajo mientras en su casa tres mujeres inician otra jornada de costura; Justina, que tiene ante sí un largo día jalonado por las disputas con su brutal marido; la mantenida Lidia; y la española Carmen, sumida en nostalgias…

Discretamente, la mirada del novelista va descendiendo y, de repente, deja de ser simple testigo para ver con los ojos de cada uno de los personajes. Capítulo a capítulo, salta de casa en casa, de personaje en personaje, abriéndonos un mundo gobernado por la necesidad, las grandes frustraciones, las pequeñas ilusiones, la nostalgia de tiempos que ni siquiera fueron mejores. Todo cubierto por el silencio tedioso de la dictadura, la música de Beethoven y una pregunta de Pessoa: «¿Deberemos ser todos casados, fútiles, tributables?».

Saramago terminó de escribir Claraboya a los treinta y un años y entregó el manuscrito a una editorial de la que solo obtuvo respuesta cuarenta años más tarde, cuando era un escritor consagrado. La escritura minuciosa y paciente retrata con maestría una época marcada por la desesperanza. Claraboya anticipa de un modo deslumbrante los elementos del universo Saramago, así́ como las virtudes que serán el germen de tantas obras maestras. En el texto se oye la voz de José Saramago, se reconocen sus personajes, se identifican la lucidez y la compasión que según la Academia Sueca distinguen su obra.

«En todas las almas, como en todas las casas, además de fachada, hay un interior escondido.»
Raúl Brandão

Club de Lectura Infantil. “Encender una luz”

 

Encender una luz, carátula010

En la próxima sesión que tendrá lugar el 20 de Abril, en la sala Multiusos de la Biblioteca Municipal los/as niños/as del Club de Lectura Infantil seguirán comentando el libro Encender una luz de Ana Bonilla Rius

La luminosa tarea de soñar

Con una página oscura como la noche más cerrada es como empieza este álbum ilustrado. Una mancha oscura con una única frase: “a veces sólo hace falta encender una luz,” para luego, volteando la página, encontrarnos con un hermoso dragón que enciende suavemente una vela con su aliento de fuego. Y es que hace falta encender una luz para que sucedan ciertas cosas… una luz en nuestros corazones.

Encender_una_luz011

El álbum despliega entonces todas sus páginas, alumbradas a la luz de esa vela, para mostrarnos unas sombras oníricas que traslucen nuestros más profundos deseos. Un niño montado sobre su perro proyecta la sombra de ese mismo niño montado sobre un hermoso caballo dispuesto a combatir por su amada. Otros dos pequeños que no se conocen pero que se encuentran en una solitaria calle y cuyas sombras los muestran jugando con una pelota. Todos ansiamos un compañero de juego, verdad? Una pareja de ancianos que se cruzan en el camino y cuyas sombras se tocan la mano como conjurando sus soledades. Una niña que es regañada por su descontrolada madre en medio de la vía pública proyectan unas sombras donde la pequeña se eleva por los cielos dejando, castigada y desesperada a una madre bien plantada en tierra.

Encender_una_luz012

Y así, cada una de nuestras sombras nos muestran no solo nuestros deseos sino también nuestras humanas necesidades: regresar a tiempos mejores, la necesidad de venganza, el placer de divertirse asustando al otro y la posibilidad de matar el aburrimiento. Un álbum que se lee casi enteramente a partir de las ilustraciones, las que no solo tienen una gran fuerza narrativa sino que son además poéticas y divertidas.

Título: Encender una Luz
Autor: Ana Bonilla Rius
Editorial: Océano Travesía
Librería: El Virrey
Edad: a partir de 3 años

 

“El camino de la esperanza”

«Sipnosis

Es nuestro propósito denunciar el curso perverso de una política ciega que nos conduce al desastre. Es el de enunciar una vía política de salvación pública. Es el de anunciar una nueva esperanza”.

Tras proclamar en ¡Indignaos!¡Comprometeos! la necesidad de dar un paso adelante si queremos cambiar aquello que no nos gusta de nuestra realidad social y política, Stéphane Hessel se alía en este libro con uno de los grandes intelectuales europeos del siglo xx, el filósofo Edgar Morin, para ir aún más allá en su llamada a la movilización cívica. Hessel y Morin, dos nonagenarios que no han perdido un ápice del espíritu combativo que los llevó a luchar con la Resistencia, apelan aquí a la imaginación y a la exigencia ciudadana para devolverle un horizonte al siglo en que vivimos, un porvenir a nuestro planeta y una esperanza a todos aquellos a los que hoy en día se les ha negado. 

Lo hacen a través de propuestas concretas, como la creación de un gobierno mundial, la revitalización de la solidaridad mediante la creación de Casas de Fraternidad, el desarrollo de una economía plural que favorezca a las pequeñas y medianas empresas e impulse un nuevo modelo de consumo, la implementación de una reforma laboral basada en los principios de la racionalidad y la democratización de la enseñanza, en la que es necesario, reclaman, que cobren mayor importancia las humanidades.

Esta vez, a una sola voz, Hessel y Morin pregonan «una política del desear vivir y del revivir que nos arranque de una apatía y una resignación mortales». «Una obra con la que los dos veteranos resistentes y “jóvenes” autores de éxito reafirman su compromiso y pregonan la exigencia ciudadana.» Le Figaro

 

Los autores 

© Ulf Andersen
 
Stéphane Hessel
Stéphane Hessel nació en Berlín en 1917, pero vive desde los siete años en París. En 1939, recién iniciados sus estudios superiores, es movilizado. Dos años después, se une a la Resistencia y, en Londres, se incorpora a la Francia Libre del general De Gaulle. Apresado por la Gestapo en 1944, escapa de una muerte segura en Buchenwald al cambiar su identidad por la de otro preso. Tras la guerra, convertido en diplomático, Hessel colabora con las Naciones Unidas y, en 1948, forma parte del equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En 1977 ocupa el puesto de embajador de Francia ante la ONU en Ginebra. Defensor de la causa palestina, en los últimos años ha viajado v…
 
Edgar Morin
Edgar Morin nació en París en 1921. Actor político independiente, sociólogo de la contemporaneidad, creador del denominado «pensamiento complejo», es director de investigación emérito en el Centro nacional de investigación científica, donde preside el comité Ciencias y ciudadanos. Su obra publicada en español abarca numerosas vías de exploración: El cine, o el hombre imaginario (Seix Barral, 1961; 1975), El espíritu del tiempo (1966), Autocrítica (1976), La ecología de la civilización técnica (1981), Para salir del siglo XX (1982), Ciencia con consciencia (1984), Qué es el totalitarismo (1985), El método (1992), El paradigma perdido (1992), Tierra-patria (1993), El hombre y la muerte (199…